Tiempo de lectura: 2' 10'' No. de palabras: 341

El presidente boliviano Evo Morales deploró este lunes que sus adversarios le insulten a través de la red social Facebook y que convoquen a matarlo, aunque restó importancia a esos mensajes y dijo que seguirá adelante con su proceso de cambio, inaugurado en 2006.

“A mí no me molesta, dicen (en Facebook): hay que matar a este indio antes de que tenga muchas crías. No están hablando de hijos de Evo Morales, están hablando de que no surjan nuevos líderes indígenas, campesinos”, advirtió Morales en una concentración popular en un poblado de Oruro (sur).

“Nos tratan de burros, de animales, de ignorantes; de todo me tratan. Si al presidente le tratan así ¿cómo será a ustedes, hermanas y hermanos, que somos del movimiento campesino-indígena-originario?”, reclamó.

Los mensajes podrían atribuirse a “envidia, codicia o porque no les gusta que el pueblo siga creciendo y mejorando en su economía nacional”, estimó.

Las inversiones han trepado de 600 millones a más de 5 000 millones de dólares en los últimos seis años, destacó.

Morales criticó a sus opositores, que plantean que “hay que reconducir el cambio” y concluyó: “Si nos damos cuenta, no hay otro proyecto político, otro programa de gobierno, todos ahora hablan del cambio”.

Criticó también al empresario Samuel Doria Medina, líder de centro-derecha de la Unidad Nacional (UN), por haber dicho en la televisión: “Hay que colgar a Evo como al (presidente Gualberto) Villarroel”, quien fue asesinado en 1946 por una turba de manifestantes instigados por la derecha y su cadáver colgado en un farol, enfrente del Palacio Quemado.

Doria Medina negó la acusación y endilgó ese pensamiento a dirigentes de la ciudad de El Alto, bolsón electoral de Morales, quienes rechazaron la alusión del líder opositor.

Morales atraviesa una fuerte agitación social por demandas salariales y una huelga de médicos y paramédicos que rechazan un decreto de ampliación de la jornada laboral de ese sector de 6 a 8 horas.

Califique
2
( votos)