Tiempo de lectura: 4' 2'' No. de palabras: 642

La presión ejercida los últimos días por parte de la transportación interprovincial de pasajeros en el país tuvo sus frutos. Para evitar una eventual alza de tarifa en los pasajes, el Gobierno aceptó cubrir un subsidio de USD 800 mensuales por cada bus de transporte de pasajeros.

Esta medida fue fruto de un acuerdo al que llegaron autoridades del régimen y directivos de la Federación Nacional de Cooperativas de Transporte Interprovincial de Pasajeros (Fenacotip).

En días pasados, y ante discrepancias con Mauricio Peña, director de la Agencia Nacional de Tránsito (ANT), la Fenacotip anunció que desde mañana se iniciaría la aplicación del nuevo pliego tarifario acordado con el ente gubernamental.

El viernes, un día después, se generó una reunión en el Ministerio Coordinador de la Política con la ministra Betty Tola. También estuvo María Duarte, ministra de Transporte y Obras Públicas.

Tres horas después salió humo blanco. El Gobierno acordó pagar USD 800 mensuales por cada una de las 5 800 unidades de transporte intercantonal e interprovincial.  Esto le significará al régimen un desembolso de USD 4,6 millones mensuales y de unos USD 55,6 millones al año.

“Esto no es ningún regalo ni se está comprando a la transportación pública como por allí se han referido algunos asambleístas. Lo que ha hecho el Gobierno es asumir lo que el Estado debía pagar. La Ley dice que debemos subsidiar el 50% del pasaje a los sectores vulnerables y ahora se nos va a devolver algo que es nuestro”, dijo José Zapata, presidente de la Fenacotip, ayer tras una asamblea en el norte de Guayaquil.

Zapata convocó a los dirigentes de las 16 filiales provinciales para explicarles los alcances de las conversaciones. El pago del subsidio, que será retroactivo desde octubre del 2011, tendrá una vigencia de 18 meses, tras lo cual se volverá a revisar.

Abel Gómez, gerente de la Fenacotip, recordó que en marzo del año pasado, cuando se reunieron con el presidente Rafael Correa, se acordó combatir la informalidad en la transportación, la inseguridad y la corrupción como opciones para que los transportistas mejoren sus ingresos.

“También estaba la devolución del subsidio a partir de octubre como pasos previos a entrar a discutir una revisión de las tarifas. Pero eso no sucedió. Entonces en la reunión de ayer el Gobierno planteó ir a los primeros puntos y dejar lo de la tarifas para lo posterior y es lo que hemos acordado”, acotó Gómez.

Omar Grueso, presidente de la Unión de Cooperativas de Transporte de Esmeraldas, dijo que en el momento oportuno, cuando esté en marcha el pago del subsidio y “cuando pase la fiebre por el tema político, entonces retomaremos las conversaciones para tratar sobre el pliego tarifario”.

Para el inicio del pago del bono, la Fenacotip deberá remitir documentación con el listado de los transportistas, empresas operadoras, representantes legales y declaraciones juramentadas. Gómez dijo que les tomará un par de días actualizar y remitir dicha información al régimen. Y que en los siguientes 30 días el Gobierno comenzará a pagar lo acordado.

Es la segunda ocasión que en ocho meses los transportistas ponen en apuros el Ejecutivo. En octubre del 2011, ante el incumplimiento de los ofrecimientos, anunciaron un paro nacional. Y a mediados de esta semana, decidieron aplicar un alza de tarifas de hasta el 25%.

Durante la asamblea de ayer, Zapata insistió en su pedido de respeto a los choferes.  “No somos criminales ni asesinos. No salimos a matar. Los accidentes son casos fortuitos, son considerados culposos más no dolosos”.

También reiteraron su adhesión a las cooperativas Amazonas y Espejo, sancionadas por la ANT por los últimos accidentes de tránsito.

Califique
2
( votos)